Connect with us

Sostenibilidad

5 consejos para disminuir el desperdicio y la pérdida de alimentos en los hogares

Published

on

En Colombia anualmente se están desperdiciando cerca de 10 millones de toneladas de comida, según datos del Departamento Nacional de Planeación, es decir el 34% de los alimentos disponibles para el consumo. Las estadísticas muestran que el 17% del desperdicio de alimentos se da durante la comercialización y el 28% durante el consumo en el hogar. Adicionalmente, el 21% se pierde por problemas en el manejo y el almacenamiento, mientras que el 23% durante la producción (como cosechas que se pierden) y el 6% en el procesamiento para fabricar otros productos. 

 

Para ayudar a detener el problema del desperdicio y pérdida de alimentos, las acciones que se pueden dar desde el hogar generarían una cadena de soluciones a este tema. Pero ¿cómo se puede ayudar a mitigar el desperdicio de alimentos desde casa?   

 

Adriana Restrepo, directora Ejecutiva de Compass Group Colombia, compañía líder en soluciones de alimentación, comparte 5 consejos y algunas recomendaciones para que desde casa se pueda mejorar la forma en que se procesa, se compra y se dispone la comida, de acuerdo con los hábitos personales y familiares. 

 

1-    Comprar lo necesario: hacer una lista de lo que se necesita antes de ir al mercado, resulta práctico para no comprar alimentos en exceso. De esta forma, también se puede realizar una planeación semanal o quincenal de los alimentos que se van a preparar. Así, es posible ahorrar y evitar tener un excedente de alimentos que puedan acabar dañándose y posteriormente en la basura. 

 

2-   Conservar correcta y adecuadamente: se recomienda almacenar la comida a una temperatura entre 1°C y 5°C para una mejor frescura y una vida útil máximas. Congelar aquellos alimentos que no se van a consumir de inmediato, como frutas, verduras, carnes y pescados. Si al final se quiere desechar hasta un cuarto de lo que compramos semanalmente, un primer paso es tener presentes aquellos alimentos con fecha de vencimiento próxima. 

 

3-   Revisar y acomodar: gastar primero los productos que se han comprado con anterioridad y después, los que se adquirieron recientemente, evita que los alimentos se dañen. Cuando algunos alimentos hayan perdido algunas de sus propiedades, se pueden usar recetas para darle una segunda oportunidad a esas frutas y verduras que aún son aptas para el consumo. Por ejemplo, preparaciones como batidos o tortas, y hasta cremas o sopas. 

 

4-   Cocinar pequeñas cantidades: al preparar los alimentos, hacerlos en las porciones necesarias para las personas del hogar. Cuando sobre comida que no se vaya a consumir, se puede refrigerar o donarla a personas que la necesiten, inmediatamente. 

 

5-    Reciclar los residuos orgánicos: luego de realizar acciones para mitigar el desperdicio de alimentos, también se puede ayudar a través del reciclado apropiado de alimentos, como los residuos orgánicos. Por ejemplo, para elaborar compost, un abono casero cuya fabricación emite cinco veces menos de gases que la del tradicional, aparte de reducir el volumen de los vertidos. Los desperdicios con los que puedes realizar compost, son: 

 

    1. Frutas, verduras y hortalizas 
    2. Legumbres, pasta y arroces 
    3. Pan, galletas y colaciones  
    4. Huesos de frutas, restos de flores y plantas 
    5. Papel de cocina, servilletas de papel, hueveras de cartón y cartón ondulado (siempre que estén sucios) 
    6. Filtros de café y bolsitas de infusiones o té 
    7. Cáscaras de frutos secos 
    8. Tapones de corcho 

 

«Si queremos tomarnos en serio la lucha contra el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad y la contaminación, las empresas, los gobiernos y los ciudadanos de todo el mundo deben poner de su parte para reducir el desperdicio de alimentos. Al conocer la importancia y el impacto que tiene este fenómeno en el mundo, invitamos a tomar conciencia y a adoptar hábitos que contribuyan directamente a esta causa» preciso Adriana Restrepo. 

 

Atender estas sugerencias en tiempos en los que para algunos puede ser difícil acceder a los alimentos, es también un acto de empatía y solidaridad. Por otro lado, también se apoya a la economía del hogar y en donde se crea una cultura para evitar el desperdicio de alimentos, que favorece la salud, el planeta y la seguridad alimentaria, en general. 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.