Connect with us

Bienestar

2 MILLONES DE COLOMBIANOS MUEREN CADA AÑO DEL CORAZÓN

Published

on

Luego de dos años de pandemia, las enfermedades cardiovasculares continúan siendo la primera causa de muerte en el mundo, en donde más de 19 millones de personas mueren al año por esta causa; mientras que, en nuestro país, se registran más de 2 millones de muertes al año y el riesgo aumenta.

Por ello, la Sociedad Colombiana del Corazón y cirugía cardiovascular Y LA Fundación Colombiana del Corazón hacen un fuerte llamado a la población colombiana sobre la importancia de cuidar su corazón, conocer sus números y adoptar el cuidado como su estilo de vida.

“Si permanecen los factores que llevan a los colombianos a sufrir de infartos, el impacto seguirá aumentando, lo que no solo se afecta desde el punto de vista médico, sino que también suben los costos para el sistema de salud” precisó el presidente de la Asociación Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, Jaime Rodríguez Plazas.

De acuerdo con Rodríguez Plazas, las personas no toman conciencia y desafortunadamente no entienden la gravedad de la situación. “las enfermedades cardiovasculares no solo causan una enorme grieta al sistema de salud, sino que los pacientes se exponen a morir o quedar sin sus capacidades físicas y emocionales normales luego de un infarto”, señala.

Agrega el presidente de los cardiólogos colombianos que “Si los colombianos se preocuparan más por conocer sus números, las cosas podrían mejorar considerablemente. Así como conocen números como la cédula, la cuenta del banco, el saldo y el número del celular; también deberían saber sus niveles de azúcar, su presión arterial o su colesterol y lograr mantener estos números en rangos normales para prevenir la aparición temprana de factores de riesgo que enferman el corazón”.

LOS 5 FACTORES DE RIESGO

Son cinco los factores de riesgo que aumentan notablemente el riesgo de infarto en las personas: la hipertensión, el colesterol alto, la diabetes, el sobrepeso y el tabaquismo. Tener uno, dos o los cinco aumenta la probabilidad de infarto hasta en un 20% más que una persona que mantiene sus números en rangos normales.

Uno de los mayores temores al interior de la Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular es el aumento de la hipertensión dentro de la población colombiana. Cada año existen 400 mil nuevos casos de personas con problemas de tensión alta lo que aumenta los riesgos entre 4 a 5 veces.

“Aunque vemos con complacencia que las cifras del tabaquismo vienen disminuyendo, hay otros factores como la mala alimentación, el sedentarismo, que llevan a la obesidad, la diabetes y la hipertensión, además de estrés laboral, que están aumentando los riesgos, en especial en la población más joven”.

“Estas enfermedades son silenciosas, no dan espera y no avisan, no son como tener una cicatriz o un tumor que va creciendo. Es por esto, que es importante tomar conciencia y sensibilizarnos acerca del autocuidado y enseñar a nuestros hijos a fomentar estilos de vida saludables para prevenir un infarto o un episodio cardiovascular que nos lleve a discapacidades o la muerte”. Dice el doctor Jaime Rodríguez.     

Y el panorama para las mujeres no es el mejor. Se ha llegado a establecer que los hombres tienen un 30% de posibilidades de morir en el primer infarto, mientras que la cifra se eleva hasta el 50% en las mujeres, siendo esta enfermedad más mortal que el cáncer de mama.

Otras cifras muestran como al superar un primer infarto, los hombres podrían morir en el siguiente año en un 25% y las mujeres en un 50%. Investigaciones demuestran que luego de eventos como la menopausia, las mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir una enfermedad del corazón, debido a la disminución de los niveles de estrógeno, perdiendo una importante protección natural.

EL CUIDADO COMO ESTILO DE VIDA, UNA IMPERIOSA NECESIDAD

Para el presidente de la SCC es fundamental seguir trabajando y recalcando la importancia de adoptar el cuidado como estilo de vida con pequeños cambios diarios. Especialmente en la población infantil y adolescente. “El alto consumo de carbohidratos con azúcar añadida y el alto consumo de alimentos procesados incide en el crecimiento constante de enfermedades cardiacas”.

 “Así como empezamos la labor con la ley antitabaco y estamos empezando ver resultados, así debemos iniciar una concientización y sensibilización acerca de los hábitos de vida saludables: comer más frutas y verduras, hacer ejercicio de forma disciplinada y constante, o fomentar la Vitamina N, ese contacto con la naturaleza que nos ayuda a mejorar los niveles de estrés”. Concluye el Dr. Rodríguez.

Desde la Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular y la Fundación Colombiana del Corazón se han venido trabajando varias estrategias: “Tenemos cursos gratuitos para que las personas aprendan a tomarse la presión arterial, conozcan como incluir el cuidado en su estilo de vida, aprendan a usar el corazón para aprender comportamientos saludables y la forma cómo esas acciones se pueden aplicar a su vida diaria”. Todas estas recomendaciones están disponibles para toda la población en la página oficial de Corazones Responsables: www.corazonesresponsables.org, en el sitio web oficial de naturaleza y salud: www.VitaminaN.co; en el sitio web de formación www.campusvirtualcorazonesresponsables.org y en el sitio oficial de desestimulo de tabaco www.puedodejardefumar.org

“Para nosotros, como comunidad médica, es nuestra responsabilidad continuar trabajando en favor de la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades de las personas. Debemos empoderar a la población colombiana de su salud cardiovascular, retrasando la llegada de los factores de riesgo y promoviendo nuevos comportamientos orientados al cuidado.

De esta manera, Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular y la Fundación Colombiana del Corazón buscan continuar la pedagogía comunitaria para lograr que los colombianos aprendan comportamientos orientados al cuidado de su corazón y tomen decisiones sencillas en su día a día para lograr elevar su calidad de vida, promover el bienestar y la felicidad y generar condiciones para el buen vivir.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.