Connect with us

Negocios

El valor de la Inclusión y diversidad laboral para personas con cualidades distintas

Published

on

Eduardo Frontado Sánchez, Consultor internacional en Inclusión y diversidad laboral, visita nuestro país para participar en el Foro de gestión humana de ACRIP que se realizará en Medellín, en el Centro empresarial El Poblado, el próximo martes 6 de septiembre, el cual tiene como nombre: «Diversidad e Inclusión, desde la selección del candidato hasta su desarrollo como líder del cambio organizacional».

Frontado tiene como objetivo compartir su experiencia laboral y personal, y nadie mejor que él para hacerlo, al haber nacido con parálisis cerebral y haber recibido un diagnóstico afortunadamente erróneo, en el que vaticinaba que su vida y evolución sería cortas. Con la confianza y determinación de su madre y familia, han vencido y siguen venciendo muchas adversidades, que gracias a su tesón y perseverancia lo convirtieron en estudiante aventajado en Comunicación Publicitaria de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas Venezuela y Maestría como Especialista en Desarrollo Organizacional de la misma alma mater, donde se graduó con honores, hasta lograr una exitosa carrera profesional y hoy ser consultor empresarial en Diversidad e Inclusión laboral.

Hay que cambiar mentes, para cambiar espacios

En las empresas y en general en la sociedad, se presentan muchos retos para que las personas con «Cualidades distintas» puedan desarrollar sus actividades diarias y laborales.

Eduardo Frontado enumera varios de ellos, entre los que se encuentran: El Lenguaje, entendido como la forma de dirigirse a las personas con «Cualidades distintas» en lugar de llamarlos personas discapacitadas. Dentro de este tema, hay varios elementos y palabras que se convierten en barrera ; Accesibilidad, refiriéndose a un concepto que va de la mano de la Inclusión, respecto a adaptar espacios para las personas con – cualidades distintas; Miedo a lo desconocido que presentan las personas en la sociedad en general o en las empresas, al relacionarse con personas con algún tipo de discapacidad, lo cual genera rechazo frente a la falta de conocimiento de cómo interactuar en el diario vivir; y  Trato diferente mirando con consideración o pesar a quienes tienen algún tipo de discapacidad, desconociendo todas las otras habilidades y capacidades tanto laborales como de conocimiento.

«Todos los seres humanos tenemos la posibilidad de ser entrenados entendiendo que la diversidad y la inclusión deben ser abordadas desde la educación y hacerlas partes de un proceso profundo en el que todas las personas puedan entender que todos los seres humanos tienen un papel preponderante en la trama social. Realmente para lograr una real inclusión social y laboral se deben cambiar mentes para cambiar espacios, no solo entendiendo al espacio como algo físico, es también lograr oportunidades y abrir caminos para desarrollar personas y proyectos» comentó Eduardo Frontado Sánchez.

Inclusión laboral desde la selección del candidato hasta su desarrollo como líder organizacional

«Las entrevistas de trabajo deben buscar al profesional que hay en cada persona, no fijarse en las diferencias físicas» comentó Eduardo Frontado Sánchez, quien también afirma que las personas con «habilidades distintas» son mucho más comprometidas y empáticas con la empresa, no se dejan vencer fácilmente, poseen fortaleza, nada los detiene.

Durante su vida laboral Eduardo Frontado ha tenido experiencias muy diferentes en citas para entrevistas de trabajo, unas positivas donde evaluaron sus conocimientos y aptitudes para el trabajo, y otras negativas, en las que le hicieron preguntas que nada tenían que ver con las capacidades laborales sino con los miedos de la empresa de contratar a alguien de sus condiciones.

Hay temas que afectan una entrevista de trabajo con una persona que tenga «Cualidades distintas», y que hacen que la persona que está siendo examinada no encuentre las respuestas acertadas. Preguntas como si sufre de ataques de pánico, o si lo acompleja la silla de ruedas o alguna prótesis que tenga, o si se siente capaz de asumir el reto de trabajar, son preguntas que están por fuera de lugar. No benefician ni al entrevistado ni al entrevistador y sí deja un tono de exclusión en el proceso. Lo anterior indica que no hay una verdadera voluntad de inclusión, y sólo se mira a la persona, y no al profesional o al experto que hay en ella.

Cifras que muestran por qué la Inclusión en un buen negocio:

Las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, de enero de 2022, señalan que, en el país, mientras 23 millones de las 36 millones personas en edad de trabajar –3 de cada 5– hacen parte de la fuerza laboral (trabajan o buscan trabajo), entre los colombianos con algún tipo de discapacidad es solamente una de cada cinco personas. El reporte indica también que, de una población total de más de 50 millones de habitantes, quienes tienen alguna condición de discapacidad suman 2’075.000 personas.

Son varias las investigaciones y empresas que demuestran que la inclusión laboral en un buen negocio. «Al momento de contratar a una persona con cualidades distintas las empresas no lo deberían hacer solamente por recibir un beneficio tributario. Yo los invito a identificar el valor que ese ser humano puede aportar a la organización y conocer sus competencias para aplicarlas en la empresa.»

 

Una encuesta de Gallup Workplace publicada en junio de 2021, reveló que los ambientes laborales incluyentes aumentan 39% la satisfacción del cliente; 22% la productividad y 27% la rentabilidad. Entre tanto, en un documento titulado ‘Empresas Incluyentes: una apuesta por la competitividad’[i],  de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) y la Fundación ANDI, afirman que los «beneficios de la inclusión se pueden evidenciar en toda la cadena de valor de las empresas». Por ejemplo, de acuerdo con la información recolectada por las empresas referenciadas en dicha publicación, todas afirmaron que una vez los participantes de los programas alcanzan su curva de aprendizaje, son más productivos que sus pares.

 

«Si bien el concepto de inclusión laboral es un tema que está cogiendo cada día más fuerza, y hace parte de la inclusión social, durante mi experiencia como consultor experto en el tema he logrado identificar que no existe claramente este concepto para una buena práctica en las empresas, sino que se encuentra ligado a temas como el de género. Falta mucho camino por recorrer para implementar una verdadera inclusión laboral que le permita a las personas con – Cualidades distintas – aportar su potencial, y desarrollarse en las empresas. Sin duda se ha logrado ganar mucho camino, y en muchos casos las empresas se han dado cuenta de que con la práctica de la inclusión laboral se ha logrado liderar cambios positivos en el clima laboral y productividad de las empresas» complementó Eduardo Frontado Sánchez.



 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *