spot_img
13.7 C
Bogota
martes, abril 16, 2024
spot_img

El arte de dejar volar: cómo afrontar la independencia de los hijos

El proceso del crecimiento es un viaje marcado por inevitables cambios, donde los hijos exploran nuevos horizontes y los padres enfrentan el desafío de ver partir a sus seres queridos del hogar. Sin embargo, este viaje hacia la independencia puede convertirse en una experiencia enriquecedora cuando se basa en el apoyo y la participación del núcleo familiar.

 

Según Viviana Zapateiro, psicóloga clínica adscrita a Colsanitas, “Para cualquier persona, el cambio de domicilio debe ser parte de un plan personal bien pensado que se sostenga en la independencia económica y la madurez emocional”. Es fundamental que aquellos que decidan dar este paso cuenten con nociones básicas de economía del hogar y tareas domésticas.

 

No obstante, incluso con estos requisitos, es común que algunos miembros de la familia experimenten sentimientos de melancolía y desasosiego al ver partir a sus seres queridos. Claudia Botero, psicóloga experta en terapia familiar, destaca que “Para muchos padres, el simple hecho de que sus hijos ya no vivan con ellos puede tener efectos similares a los de un duelo o ruptura”. Especialmente cuando los hijos representan su única compañía en el hogar, el distanciamiento puede generar patrones de comportamiento poco saludables que afecten tanto a los padres como a los hijos.

 

En el proceso de construir una nueva familia, pueden surgir comentarios destinados a despertar sentimientos de culpa en los hijos. La sensación de “abandono” o “traición” puede pesar en la mente de los padres, quienes también pueden sentir ansiedad sobre si han brindado las herramientas suficientes para enfrentar esta nueva etapa en la vida de sus hijos.

 

Además, cuando un miembro de la familia establece un nuevo hogar lejos del núcleo familiar, pueden surgir críticas sobre diversos aspectos, desde la decoración del nuevo espacio hasta los métodos de crianza. Según Botero, “las críticas pueden ser positivas o negativas, pero cuando sentimos que son impertinentes y nos lastiman, lo mejor es hablarlo”.

 

Es fundamental establecer límites claros en la relación entre padres e hijos una vez que estos abandonan el hogar parental. Según Botero, “los padres no deberían tener acceso ilimitado al nuevo hogar ni mantener con los hijos la misma relación de autoridad”. Es importante diferenciar entre espacios compartidos en pareja, actividades familiares conjuntas y momentos exclusivos para compartir con los padres.

 

En última instancia, el tiempo de calidad con los padres no debe convertirse en una rutina, sino en una expresión genuina de amor y apoyo. Zapateiro concluye, “lo importante es que ellos sientan que seguimos queriéndolos como antes, lo que se ve reflejado en llamadas telefónicas, actividades compartidas y visitas en ambas casas”.

 

El proceso de independencia de los hijos es un capítulo emocionante y desafiante en la vida familiar, pero con comprensión, comunicación y amor incondicional, puede convertirse en una oportunidad para el crecimiento personal y la fortaleza de los lazos familiares.

Artículos Similares

Most Popular