spot_img
19.7 C
Bogota
lunes, mayo 20, 2024
spot_img

Optimizando el consumo de agua: El desafío global del ahorro en el baño

En un mundo donde el acceso al agua limpia es una necesidad básica, la gestión responsable de este recurso se vuelve fundamental. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona requiere al menos 100 litros de agua al día para cubrir sus necesidades básicas. Sin embargo, más del doble de esta cantidad se utiliza en actividades cotidianas, especialmente en el baño, lo que representa uno de los mayores desafíos a nivel mundial.

 

La industria y los consumidores están llamados a unirse en un esfuerzo conjunto para abordar esta problemática. Expertos de Corona, líder en la fabricación de baños y griferías, señalan que pequeños cambios en nuestros hábitos pueden generar un impacto significativo en el ahorro de agua. Identifican tres prácticas comunes que, de ser modificadas, podrían ahorrar hasta 230 litros de agua al día por persona.

 

  1. Optar por sanitarios ahorradores: Un sanitario convencional puede consumir hasta 26.5 litros por descarga. Con un promedio de tres visitas al día al baño, esto equivale a un uso diario de 79.5 litros, representando casi el 80% del agua recomendada por la OMS para el consumo humano. La solución radica en la adopción de sanitarios ahorradores, como el Solare Single o el ultra ahorrador Aluvia, que pueden reducir hasta un 85.6% el consumo de agua en descargas sanitarias diarias.

 

  1. Cerrar el grifo al cepillarse: Dejar correr el agua mientras se cepillan los dientes puede resultar en un desperdicio significativo. Según la Agencia de Protección Ambiental (EPA), esto puede consumir hasta 15.1 litros por minuto. Adoptar el hábito de cerrar la llave al cepillarse y utilizar griferías con tecnología de ahorro, como las monocontrol Tanta, Aluvia o Cascade, puede reducir el consumo hasta en un 35%, limitando el gasto a solo 5.7 litros de agua en baños y cocinas.

 

  1. Reducir la duración de las duchas: Aunque las largas duchas pueden ser reconfortantes, su impacto en el consumo de agua es considerable. Una ducha de 15 minutos puede llegar a consumir hasta 260 litros de agua, equivalente al agua potable que una persona bebe en más de 100 días. Para mitigar este desperdicio, se recomienda el uso de duchas con tecnología de ahorro, como las Monocontrol Koral y Cascade de Corona, que pueden reducir el consumo a solo 7.3 litros por minuto y generar un ahorro de hasta el 58%.

 

En un contexto donde cada gota cuenta, la implementación de estas estrategias no solo impacta positivamente en el consumo familiar, sino que también demuestra un compromiso palpable con la preservación del agua, un recurso vital para el bienestar presente y futuro de las generaciones venideras. La colaboración entre la industria y los consumidores es esencial para enfrentar este desafío global y garantizar un uso sostenible de uno de los recursos más preciados de nuestro planeta.

Artículos Similares

Most Popular