spot_img
18.7 C
Bogota
martes, mayo 28, 2024
spot_img

Cuidado con el uso indiscriminado de laxantes: ¿alivio o riesgo para la salud intestinal?

Los laxantes, esos aliados aparentemente inofensivos en la lucha contra el estreñimiento, pueden convertirse en una espada de doble filo si se utilizan de manera indiscriminada. Si bien es cierto que estas sustancias están diseñadas para promover la evacuación intestinal y mejorar la calidad del proceso digestivo, su uso prolongado y sin supervisión médica puede acarrear serios riesgos para la salud intestinal.

 

Según la doctora Andrea Velásquez, reconocida gastroenteróloga adscrita a Colsanitas, los laxantes vienen en diversas formas, desde tabletas hasta supositorios, y cada uno actúa de manera distinta en el organismo. “Es crucial entender que los laxantes no son un remedio universal para el estreñimiento y su uso debe estar respaldado por una prescripción médica”, enfatiza la doctora Velásquez.

 

Los laxantes se clasifican según su mecanismo de acción:

 

  • Laxantes estimulantes: Estos aceleran las contracciones intestinales, estimulando las paredes del intestino grueso y el colon para facilitar la evacuación.
  • Laxantes formadores de volumen: Contienen sustancias como el psyllium, una fibra soluble en agua que aumenta el volumen de las heces y las ablanda.
  • Enemas laxantes: A través de soluciones salinas, aceites minerales u otros componentes, hidratan y ablandan las heces para facilitar su expulsión.
  • Laxantes osmóticos: Provocan retención de agua en el intestino, ablandando las heces con polímeros o azúcares no absorbibles.
  • Laxantes lubricantes: Recubren las heces e intestinos, reduciendo la fricción y facilitando la evacuación.
  • Supositorios de glicerina: Se insertan en el recto para ablandar las heces mediante la glicerina.

 

A pesar de su aparente eficacia inmediata, el uso prolongado e inapropiado de laxantes puede desencadenar efectos adversos significativos, advierte la doctora Velásquez. Entre estos efectos se incluyen hinchazón, náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, deshidratación e incluso complicaciones cardiovasculares como arritmias.

 

Es fundamental comprender que los laxantes no son la única solución para el estreñimiento. La doctora Velásquez ofrece algunas recomendaciones adicionales para mejorar la salud intestinal:

 

  • Ajustar hábitos alimenticios: Incorporar alimentos ricos en fibra y reducir el consumo de alimentos procesados y azúcares.
  • Incrementar la ingesta de agua: La hidratación adecuada es clave para el funcionamiento intestinal óptimo.
  • Realizar actividad física regularmente: El ejercicio ayuda a mantener la salud digestiva y la regularidad intestinal.

 

Ante cualquier duda o consulta sobre el uso responsable de laxantes y la salud intestinal, se recomienda encarecidamente buscar el asesoramiento de un médico especialista en gastroenterología. La autoprescripción de laxantes puede tener consecuencias graves para la salud, por lo que es importante buscar orientación médica adecuada.

Artículos Similares

Most Popular