spot_img
18.7 C
Bogota
lunes, mayo 27, 2024
spot_img

Operación conjunta entre Kaspersky e INTERPOL lleva al desmantelamiento de red criminal detrás del troyano bancario Grandoreiro

En una acción coordinada por INTERPOL, las autoridades brasileñas han logrado arrestar a cinco administradores clave involucrados en una operación masiva del troyano bancario Grandoreiro, gracias a la colaboración de Kaspersky, líder mundial en ciberseguridad. Esta red delictiva se estima que ha sustraído más de 3,5 millones de euros a sus víctimas, perpetrando ataques a instituciones financieras en múltiples países.

 

Grandoreiro, un malware de origen brasileño identificado por Kaspersky desde al menos 2016, se despliega a través de sofisticadas tácticas de spear-phishing en español, portugués e inglés. Una vez instalado en los dispositivos de las víctimas, este troyano bancario registra las pulsaciones del teclado, simula acciones de ratón, comparte pantallas y recopila datos cruciales, incluidos identificadores bancarios, facilitando así el vaciado de cuentas bancarias por parte de los atacantes.

 

Con múltiples versiones en circulación, Grandoreiro opera como un proyecto de Malware-as-a-Service (MaaS), con más de 900 instituciones financieras en su mira en más de 40 países de Europa, Norteamérica y Latinoamérica, según los expertos de Kaspersky.

 

La colaboración entre Kaspersky, INTERPOL y otros socios privados ha sido fundamental para el análisis de muestras de Grandoreiro, recopiladas durante investigaciones de cibercrimen en Brasil y España entre 2020 y 2022. Durante este período, los productos de Kaspersky detectaron 150.000 ataques del troyano bancario en 40.000 usuarios en todo el mundo, siendo España, Brasil, México, Portugal, Argentina y Estados Unidos los países más afectados.

 

Fabio Assolini, director del Equipo Global de Investigación y Análisis (GReAT) para América Latina en Kaspersky, advierte sobre la evolución constante de las técnicas de los delincuentes y la importancia de la vigilancia continua por parte de las instituciones financieras, junto con mejoras en tecnologías antifraude y datos de inteligencia sobre amenazas.

 

Por su parte, Craig Jones, director de la Unidad de Ciberdelincuencia de INTERPOL, destaca la necesidad de un enfoque colectivo en la lucha contra el cibercrimen, resaltando el papel crucial del intercambio de información entre el sector público y privado.

 

Ante la expansión de familias de troyanos como Grandoreiro en el extranjero, los expertos de Kaspersky pronostican un aumento en la explotación de troyanos bancarios para dispositivos móviles en el futuro cercano, marcando así una tendencia preocupante en el panorama de amenazas financieras para el año 2024.

 

En un mundo cada vez más digitalizado, la colaboración entre actores públicos y privados se vuelve esencial para combatir eficazmente el cibercrimen y proteger tanto a usuarios individuales como a instituciones financieras de todo el mundo.

Artículos Similares

Most Popular